Purple 2018

Cartel del Purple weekend, 2018.

cartel purple weekend 2018

Hanna Williams & the Affirmations: esa voz contundente de Hanna, entrando a última hora por la puerta principal y apremiando a los seguratas para que la dejaran pasar, y ese soul en blanco y negro.mezclaron la mar de bien

Magnífica puesta en escena.  The commitments are back!

Bart Davenport: no era la hora, ni seguramente el lugar, para su pop destilado y heredero de las coles prefabricadas

Los Wavy gravies (Gran Café): los mejores, sin duda, y grata sorpresa la de estos gallegos devotos de los Stray Cats. Garage y rockabilly en estado puro. Pam pam pam los pies no paraban de bailar. Espectaculares irrumpiendo con insistencia en los territorios de la audiencia, incluido contrabajo

Anuncios

La Granja (purple weekend, 7/12/2018)

El momento más emotivo del 30° Purple Weekend: LA GRANJA, que dieciséis años después, volvían a León.

Los mallorquines celebraban 30 años de su segundo y mítico álbum Soñando en tres colores, 1988, (escucha todo el disco aquí) y nos hicieron resucitar y combustionar a la vez.

la-granja-sonando-en-tres-colores-20-05-17

Toda una tropa de fans nos desplazamos desde Pucela para, primero, disfrutar de su concierto en el purple y, segundo, simplemente decirles gracias. Nada cabe añadir a la mochila de esta palabra, ni ‘de verdad’, ni ‘infinitas’ ni ‘de todo corazón’. Gracias por cómo vuestras canciones durante todos estos años (toda una vida joder) nos han acompañado, aleccionado y tocado (por no decir cambiado, arrugando la frente todo trascendente).

Nadie como Caniggia para poner tanta emoción, devoción y agradecimiento desmedido en ponderadas y, aún así, genuinas palabras, al final del concierto con Miguel, batería y autor de tanta joya deliciosamente amarga.

Se nos despueblan las azoteas y se afofan las barrigas, sin embargo sus canciones eléctricas siguen emocionando, intactas, y sus letras desengañadas continúan vigentes sin atisbo de caspa ni ñoñez. Pocos grupos de los 80 pueden presumir de ello.

Empezaron a despegarnos los pies del suelo en el minuto uno, arrancando con ese trepidante himno generacional: “los chicos quieren diversión”

Dicen que todo lo bueno de esta vida despeina …y el vello comenzaba a erizarse con ‘Por quien doblan las campanas’

Enmudecieron las gargantas y temblaron los lagrimales: ‘magia en tus ojos’. Pasarán mil años luz, y seguirá hipnotizando igual

Hasta que llegó ‘chicos rebeldes’ y ya el dique se resquebrajó.

Alguien lo explicó así de bien: ‘fue como si el tiempo se hubiera detenido en 1988 y ese joven que desapareció, sin avisar, hubiera poseído de nuevo mi cuerpo adulto, porque si se trata de magia, La Granja son expertos en compartirla…’

Set list

Espejos y espejismos, Love of lesbian (Teatro carrión, valld, 26/11/2018)

Era el cumple de Santi Balmes (48), y le sorprendieron con tarta y velas al final de esa joya llamada ‘mi primera combustión‘:

…queda un poco lejos cuando me incendiaste y ya … soplaron las cenizas, volaron las cenizas

Como explicó Santi, se trata de un repertorio algo friki, sin temazos, hijos menos guapos pero de los que estar orgullosos también, y que estaban ahí esperando su momento, ajenos a las selecciones de Spotify y a los que había que rescatar y dar voz.

Set List muy parecido al de la gira de mismo título de hace cuatro años, con algunos nuevos temas del Poeta Halley, incluido ‘segundo asalto‘ a capela pero esta vez sin discurrir entre los asistentes del teatro. Qué buenos recuerdos de Oviedo.

Un escenario lleno de polvo, papeles, cajas vacías y llenas, unas apagadas otras encendidas, cosas olvidadas, simulando a la memoria. Cierto desorden calculado y curiosa disposición de los músicos ne el escenario con los guitarras atrás, mientras que la batería y teclados se sitúan adelante.

Es tan amplio a estas alturas el cancionero lesbiano que da gusto poner el foco en estas historias acaso más deslucidas en sus directos y que merecen sin duda atención y un envoltorio escénico que las haga brillar a nuestros ojos y oídos.

lol_2_nov_2018

Espectáculo músico teatral, con marionetas, zepellines, bolsas gigantes, mucha mímica, Santi (un poco charlot) haciendo de las suyas con un sembrado Julián de contrapunto. Buen rollismo, acaso en exceso, de ambos en ¿improvisados? diálogos cómicos. Recuerdos, como aquella caída de santi con rotura de coxis en Porta Caeli, y algún que otro mensaje controvertido reclamando al libertad del señor Junqueras.

Y momentos emocionantes también, como este ‘domingo astromántico’ puntápelico:

O ese himno a la paternidad, ‘yo mataré monstruos por ti, también epidérmico

La habitación roja (lava, Valld 16/11/2018)

“Ostias nen, ¿todavía rulan?” – preguntaba mi amigo Manolo, gran melómano, al recibir las primeras instantáneas del concierto. Muchos años siguiéndoles de lejos, con respeto, sin pasión. Ya era hora de recibirles en el salón de casa.

Buen concierto de estos jóvenes incombustibles, en su línea, combinando el intimismo de sus letras y canciones y explotando en directo el pequeño repertorio de sus hits (un día perfecto, Febrero e Indestructibles), no muchos para tantos años de carrera, lo cual explica esa leyenda de que el mundo de la música no les ha devuelto lo que ellos le han dado. 150 asistentes confirmaron esta opinión.

Mucha guitarra infrautilizada sobre el escenario, para un espectáculo donde primaba lo introspectivo de las letras a la celebración del directo. Sólo en los bises algunos nos animamos a saltar. El cantante Jorge Martí se mesaba con ambas manos el cogote mientras iba desgranándonos sus historias, que merecen la pena ser escuchadas y centrifugadas con reiteración

la_habt_roja_16-11-2018

Nada más acabar el concierto, ahí estaba Jorge a la salida, sin tiempo para acicalarse al menos,  vendiendo camisetas como si se hubiera clonado. Sobrevivir para ellos, después de veinte años, ha sido su gran triunfo

Expectantes por visionar el documental de 38 minutos  ‘In the middle of Norway‘ sobre al doble vida del cantante y alma del grupo, estrenado en octubre en diversos festivales. Jorge Martí se trasladó a Noruega debido a la enfermedad crónica que padece su mujer y allí él trabaja en un centro para pacientes de Alzheimer y demencia.

setlist_habt_roja

Mutagénicos (backstage 8/6/2018, Valladolid)

Las entradas fueron adquiridas casi media hora después de anunciado el concierto con los números 1, 2 y 3. Toda una declaración de asistencia final: 19 parroquianos. Fue como un pase privado

El backstage es un nuevo local pintón en Valladolid, alargado y estrecho como las tripas de un dragón y con una acústica enlatada. Un sonido de batería algo discordante y unas voces apagadas, no favorecieron la cuestión.

Los riojanos, Mutágenicos, de paso por pucela en dirección Cáceres para un concierto de más enjundia, asumieron este bolo con deportividad. Su garage desaseado no sonó igual de bien que en el Valencitno’s durante el Purple del 2017, pero acabaron enganchando con sus ritmos trepidantes y su  letras irónicas (difícilmente audibles eso sí).

Faltó el robot por ausencia justificada de la artista.

Rufus T. Firefly (P. Caeli 28/4/2018)

Ir virgen a un concierto suele conducir a sorpresas e incertidumbres.

Con la segunda canción, y desde la barra, ya me quería ir y sin embargo, acabé aplaudiendo en segunda fila los bises. Cómo puede acabar gustándome un grupo así, psicodélico y alternativo, no tiene explicación, y conviene no buscarla.

Me gustan más cuando no cantan, decía yo. Me molaban esos giros y finales tremebundos de sus canciones, hasta que puse algo de atención a sus letras, y creo me arrepentí de mi primeras impresiones.

Los de Aranjuez, que toman su nombre el personaje de Groucho Marx en la película Sopa de ganso, están en gira presentando su 5º álbum “Magnolia, un disco que según ellos transcurre por la acera soleada de la vida y supone un canto al amor y la naturaleza.

cabe resaltar las canciones Pulp Fiction y Nebulosa Jade

Purple weekend 2017

Del 7 al 9 de diciembre, retornamos al Purple, a punto este de entrar en la treintena. Ahí nos encontramos, y así lo festejamos, con los venteños, Marta  & friends, la preceptiva, y sabrosa, visita de Luis y Silvia y, cómo no, los clásicos mods, sus parcas y figurantes varios, como Farlopo organizando y (re)partiendo el bacalao.

El primer día nos perdimos a Supersiders, The Salamanders y Evil Evil Girrrls&The Malvados, que fueron calentando el ambiente. Culminaron la jornada, en el Studio 54, el rythm and blues de los vascos The Allnighters y el poderoso power pop de la legendaria Nikki Corvette & The Romeos.

El viernes 8, estupenda presentación, en el espacio Vías a las 12.00, de la biografía de los KINKS Atardecer En Waterloo, amenizada con canciones y guitarras de ambos autores. Casi 800 páginas que van desde los inicios, a principios de los 60, hasta su disolución en 1997. Se incluye un particular apartado sobre su relación con España, donde se narra como en uno de sus conciertos actuaron de teloneros los Botines, cuyo cantante era el sin par Camilo VI.

Botines

Siguiendo con el viernes, algunos conciertos no parecieron estar a la altura. Insípidos los bilbaínos Extended Plays, en el Gran Café, sin alma ni sentido, posando sobre el escenario, como obligados a tocar. El botón de la camisa del cantante, disparó su desgana al público nada más comenzar. Psicodelia sixty almibarada.

Nuestros infiltrados venteños, nos contaron que hubo dos excepciones: Tito Ramirez (con un ilustre Ronaldo, Don Ricardo Moreno, a la batería), en el espacio Vías y The Event (Usa), con una celebrada actuación en el Pabellón CHF.

piurple_scooters

El sábado 9, tras la tradicional scooter run, tampoco pintó demasiado bien con el punk acelerado de los skaters australianos The Living Eyes y los monocordes Imperial Surfers patrios, versión más floja de los Mambo Jambo, en el espacio Vías.

Hubo que desobedecer el programa oficial y acudir clandestinamente al  Club Valentino, donde finalmente pudimos disfrutar de un concierto con brío y lustre (y en idioma cervantino de Logroño): el garage de Los Mutagénicos. En este recinto, mitad sala de conciertos mitad puticlub,  resulta transgresora esa mezcla de rock’n’roll con el baile en barra de una pole-dancer, aderezado con meretrices merodeando por el local, alguna de ellas abogada de Burgos

La cruz roja americana de gira por España, Red Kroos (banda de culto formada por los hermanos Jeff y Steven McDonald a finales de los 70), vendría a redimir este purple , al que llegaron, tocaron y vencieron ante un público entregado a un sonido que hizo bailar a un CHF abarrotado.

cartel