Mutagénicos (backstage 8/6/2018, Valladolid)

Las entradas fueron adquiridas casi media hora después de anunciado el concierto con los números 1, 2 y 3. Toda una declaración de asistencia final: 19 parroquianos. Fue como un pase privado

El backstage es un nuevo local pintón en Valladolid, alargado y estrecho como las tripas de un dragón y con una acústica enlatada. Un sonido de batería algo discordante y unas voces apagadas, no favorecieron la cuestión.

Los riojanos, Mutágenicos, de paso por pucela en dirección Cáceres para un concierto de más enjundia, asumieron este bolo con deportividad. Su garage desaseado no sonó igual de bien que en el Valencitno’s durante el Purple del 2017, pero acabaron enganchando con sus ritmos trepidantes y su  letras irónicas (difícilmente audibles eso sí).

Faltó el robot por ausencia justificada de la artista.

Anuncios

Abrázame oscuridad (Denis Lehane, 1996)

Darkness, Take my Hand, es el segundo libro de la saga protagonizada por los detectives privados de Boston, Patrick Kenzie y Angela Gennaro.

Patrick Kenzie y Angela Gennaro reciben el encargo de proteger al hijo de una eminente psiquiatra de las amenazas de la mafia irlandesa de la zona. Cuando inician su trabajo aparece el cuerpo mutilado de una amiga de la infancia de los dos detectives. Un asesinato que recuerda sospechosamente a otros crímenes sucedidos años atrás y por los que un hombre está encarcelado como asesino en serie. A medida que se sumergen en esta nueva investigación se darán cuenta de como aquellos asesinatos de su infancia y el actual, están relacionados con su pasado y el de sus propias familias.

Abrazame_oscuridad(D Lehane)

Corporate (Nicolas Silhol, 2016)

Emilie (Céline Sallette) ha sido contratada cono jefa de RR.HH. por su superior, Lambert Wilson (espeluznante su parecido a Ed Harris en el Show de Truman), en una multinacional francesa. Su misión es conseguir que los empleados ‘prescindibles’ renuncien ellos mismos al trabajo, mediante indecentes prácticas de mobbing, de forma que la multinacional no sea acusada de despedir a cientos de trabajadores.

Emilie lleva a cabo su trabajo sin remordimientos, ni problemas morales, hasta que un día uno de sus empleados se suicida saltando desde la ventana de su oficina. El trágico suceso en un principio no parece afectarle, hasta que comienza una investigación en la que la principal sospechosa es ella misma, lo que la forzará a enfrentarse a su jefe. Su evolución es lenta, progresiva, hasta el día que precisa vomitar todo delante de su marido, mediante un juego de rol entrevistadora-candidato, entonces Emilie comienza a tomar conciencia de lo repugnante de su actitud y de la manipulación despiadada de la empresa.

Todos, somos manipulables, y somos in facto manipulados. Por un lado, por los medios de comunicación que nos anestesian y, dominados por el poder económico, nos dicen lo que quieren que oigamos, aniquilando así el pensamiento crítico, como decía recientemente Jose Luis Sampedro.  ‘No estamos educados para pensar’, abofetea Sampedro. Y también mangoneados por la zanahoria que tenemos que morder para llegar a final de mes, y nos obliga a callar, condescender y soportar ese tipo de esclavismo. ‘Esclavo libre’ he puesto en mi estado de whatsapp

Película sin alardes, ni florituras,  colores sobrios (el gris y el negro parecen alinearse con la alienación) y sin música molestas o a destiempo. 5,9 en filmaffinity

corporate

El periodista deportiva, Richard Ford

El periodista deportivo es la novela que consagró a Richard Ford, de quien Ray Carver escribió que era «el mejor escritor en activo estadounidense».

Provoca una lectura compulsiva, desde la línea uno.

Es un testimonio preciso de los desencantos inevitables, de la corrosión, las ambiciones, el aprendizaje de los placeres mínimos que permiten sobrevivir. Richard Ford escribe sobre el hombre contemporáneo, perdido en el laberinto de la cotidianidad.

PlantGUÍA.qxd

 

 

 

Tiempo, temperatura, agitación (Cooper)

Se había hecho esperar el nuevo long play de Cooper, después de ‘Mi universo (2011) y la revisión de sus 30 años de carera musical ‘Popcorner. 30 Años Viviendo En La Era Pop” (2016). En la primera semana, ya se ha agotado la primera edición en LP .

¿Por qué 7 años? Lo aclara el propio Alex: “No tiene sentido que un artista como yo esté sacando discos cada año y medio. Si de repente surge alguna cosa, sí, pero no voy a estar dando la lata porque tenga que hacer una gira, y como excusa saque un disco. Aparte, casi no duermo intentando meter en el repertorio en directo canciones de todas las épocas para hacer una cosa coherente. Si tengo que hacer un disco cada año y medio me volvería loco, porque de cada disco habría una canción. Eso es un esfuerzo baldío. Me voy a dedicar, como en este disco, a hacer un disco que te cagas. Si no, no lo hago”

El título viene de rebuscar en el proceso fotográfico y hallar ese concepto del revelado analógico de toda la vida, con esos tres parámetros fundamentales (el tiempo de la exposición, la temperatura del líquido y la agitación de la cubeta).  ‘Tiempo’ y ‘temperatura’, le sonaban algo cacofónicos en español, y aunque las prefería en inglés, al final optó por el idioma patrio.

Si “Días Grises” es el disco más Cooper de los Flechazos, este es el disco más pop, más Flechazos de Cooper, con menos guitarras a lo Teenage Fanclub y más protagonismo de los teclados, vientos e incluso cuerdas al final, así lo reseña Adolfo (Airbag). Y acaso también más optimista. Canciones de tres minutos de pop nostálgico y luminoso, impregnadas de esa ilusión juvenil imperecedera de un tío serio como es Alex, Un buen día Elena (Flechazos) le soltó eso de “tú tienes una capacidad que no tiene otra gente, que es la de hacer, con tu edad, con tu bagaje, canciones como si tuvieras quince años. No puedes renunciar a hacer eso”. Eso le reafirmó a la hora de combinar la madurez de la edad adulta con la fascinación por el pop teenager.

Repasamos sus canciones (escuchar en youtube), con algunas notas de Sir Alex:

‘Esperando el último tren’ y ‘Salto’, abren el disco a modo de hits y son una clara muestra de intenciones ilusionantes.

‘En el asiento de atrás’, “es una canción que no se puede tocar sin los metales, sin los teclados. Increíble inicio in crescendo, con una melodía, unos coros y una sección de vientos de pelos de punta en el estribillo”

‘Graciela’, parece ola canción más floja

‘Luz’, no puede ser más pop. Subo el volumen y lo vuelvo a subir. rebobino y vuelvo a ponerla una y otra vez. Pienso en mi peke y me vuelvo erizo epidérmico

Infinito’, una canción con  mucha conexión lo mismo con la nueva ola, que siempre me ha gustado, con la música de mi juventud “costelliana” de Graham Parker, y con los grupos de britpop. Yo quería hacer una canción en plan Graham Coxon (guitarrista de Blur) con una producción en plan Stephen Street, productor de Graham Coxon, pero es una canción que también me mola mogollón.

‘Islandia’, la canción favorita de Alex.

‘Provisional’

‘Ya llegó el verano’, quería lanzarla el 21 de junio. tengoe muchas canciones de verano, pero siempre las saco en diciembre o en enero. Eso es una cruz. Entonces me dejaron descartarla como primer lanzamiento.

‘Dos grados bajo cero”’, una canción con un letra muy triste pero donde la música transmite un buen rollo tremendo. La canción menos Cooper. A mí me gusta muchísimo. Iba en coche y escuché una canción de Primal Scream. Siempre me ha gustado la música instrumental. Yo lo que quería era hacer una canción que empiece molando mucho, y que siga molando, y que siga molando, hasta que llegue un momento en el que dices, esto, como no cambie, va a dejar de molar. Hasta llegar al punto en que casi estás perdiendo el interés. Y cuando estás perdiendo el interés, apareces con un estribillo brillante. Con  ese final tan punk, a lo “Sympathy for de Devil” y todo ese groove British bailón de los 90´s…

Es una canción más para bailar y para tocar, sin virtuosismos. Es ambiental, instrumental, pero luego tiene ese estribillo. Estaba pensando en mis grupos favoritos, ya te imaginas: The Seahorses, The Charlatans, grupos de Manchester y cosas así. Pero con un arreglo más de mi gusto, con unos metales y con percusión que sonara al soul y al latin jazz que he oído durante tantos años y que nunca he podido hacer. En esta canción me apetecía hacer algo así. Trajimos a un percursionista caribeño..quería que sonara al barrio de Nueva York, o a Memphis. Con esta canción yo creo que lo conseguimos. Hay una mezcla entre gustos británicos y gustos americanos, o afroamericanos, que mola. Luego, el estribillo también es muy mío. Y te voy a confesar una cosa: la letra no dice nada. Dice lo que tiene que decir.

‘Telarañas’

timepo-temperatura-agitacion

“Vengo de una escuela perdida en el tiempo en la que los músicos tocaban para divertir a la gente. No me subo al escenario a soltar mis neuras ni a hacer terapia. Soy un músico a la antigua usanza. Yo toco para la gente. Toco lo que yo quiero. Seguramente, cuando me canse de hacer canciones o vea que ya no hago canciones que me gusten lo siguiente que haré será montar una banda de versiones de finales de los 60, con metales y órgano Hammond, y me lo voy a pasar teta tocando canciones de The Foundations. A mí lo que me divierte es tocar en directo.”

Rufus T. Firefly (P. Caeli 28/4/2018)

Ir virgen a un concierto suele conducir a sorpresas e incertidumbres.

Con la segunda canción, y desde la barra, ya me quería ir y sin embargo, acabé aplaudiendo en segunda fila los bises. Cómo puede acabar gustándome un grupo así, psicodélico y alternativo, no tiene explicación, y conviene no buscarla.

Me gustan más cuando no cantan, decía yo. Me molaban esos giros y finales tremebundos de sus canciones, hasta que puse algo de atención a sus letras, y creo me arrepentí de mi primeras impresiones.

Los de Aranjuez, que toman su nombre el personaje de Groucho Marx en la película Sopa de ganso, están en gira presentando su 5º álbum “Magnolia, un disco que según ellos transcurre por la acera soleada de la vida y supone un canto al amor y la naturaleza.

cabe resaltar las canciones Pulp Fiction y Nebulosa Jade

Como caminos en la niebla (2016), José Morella

Tras el éxito de Asuntos propios, llega la tercera novela de Jose Morella, Como caminos en la niebla, recrea la fascinante vida de un ser muy particular: Otto Gross, psiquiatra, psicoanalista discípulo de Freud, anarquista e hijo de unos de los padres de la criminología moderna, Hans Gross. Durante sus 42 años de vida (1877-1920), vivió a caballo entre la cordura y las secuelas del alcohol, la bohemia y las drogas. Pero la novela no sólo se centra en la vida de Otto, sino en la de su padre, con el que mantuvo una relación muy complicada y que quiso ingresar a su hijo en un manicomio.

Después de una ruptura sentimental, Llerandi, el protagonista, decide dirigir una película basada en la vida Otto Gross. Para documentarse, emprende un viaje a las ciudades en las que vivió el Otto, Durante el viaje conocerá a Lise, una singular anciana que dice ser nieta del personaje.

La novela comienza narrando la estricta y hosca infancia de Otto, a continuación la alfombra narrativa despega hacia su juventud cuando el aún bisoño Otto empieza su viaje iniciático, primero a bordo de un carguero que se dirige a Argentina,y ya en Buenos Aires donde comenzará a hervirse.

En Monte Veritá Otto ejerció como innovador terapeuta de éxito, aquí se desarrolla gran parte dela trama de la obra, con flash backs a su etapa intermedia en Munich. Los diferentes personajes que pulularon por ese lugar emblemático del espíritu libre, dan lugar a microhistorias a pie de página con las que el autor recompone ese excéntrico puzzle de comienzos del siglo XX que condicionaría, o acaso sería su habitat, al propio Otto

como_caminos_en_la_niebla

Entevista en pagina2 (la 2) al autor, mi compañero y admirado José.