Tres anuncios en las afueras

Francis McDormand preside toda la película. Cada mirada seca o gesto contenido suyos congela la cámara e inclina la acción hacia sus propósitos, igual que un Iniesta inspirado cuando acaricia el balón, lo esconde, se gira y el estadio entero rota a su alrededor.

Aparentemente impasible, cómo si fuera John Wayne, la actriz dirige la orquesta con una ligera elevación de mandíbula o de cejas y maneja a su antojo a los personajes que la cicundan. En su empeño por descubrir al asesino y violador de su hija, decide publicitar, y así exponer, la negligencia de la policía de Ebbing (Misuri), mediante tres anuncios en rojo (violación) en una carretera perdida del extrarradio, a pesar de que el jefe policial, Woody Harrelson, se halle en fase terminal, lo que la granjeará la enemistad de prácticamente todo el pueblo.

Tres-anuncios-en-las-afueras-de-Ebbing(Misuri)

En un pueblo sureño, sumergido en la santa Trinidad de los prejuicios: machismo, homofobia y xenofobia, estos afloran a la superficie al mínimo arañazo. Hay cierto aire de western, del tomarse la justicia por cuenta de uno y del irreductible empeño humano de hacer justicia y si hay desenfundar, se desenfunda.

Los avances, si los hubiera, en el esclarecimiento del caso del asesinato de su hija quedan relegados a otro ámbito, de hecho no inciden en la trama, como si fueran un Mcguffin. En un momento de la película, el expediente del caso cae a los pies de la protagonista, sin que sepamos qué hizo con él….O sí.La escena final no descarta ninguna posibilidad. Parece un final forzado por la urgencia de poner The end al final. La película podía haber durado una hora más o dos, en realidad no hay ni información previa ni progresos respecto al crimen. Lo que importan son otras cosas, otros territorios, aunque estas sean forzadas o se vayan diluyendo.

Quizá sea el guión, algunos diálogos brillantes, acaso antinaturales, personajes poco creíbles (el exmarido  y su novia adolescente) o esa cuidada estética lo que haga que el desenlace y la historia zigzaguee unos días después. Baches del guión, Menos de lo que parece, según Boyero “en esta pretenciosa y juguetona película. Pero no me fascina. Por muchos oscars que le puedan otorgar·.

Es la nueva corriente del teatro de la crueldad (In -yer-face), en donde destaca lo violento y lo grotesco para captar la atención del espectador golpeando sus sentimientos más primitivos. Por la forma en la que muere la joven que desencadena toda la historia, por la manera en la que se despide de su madre y por esos personajes retorcidos iconos del odio: el exmarido maltratador, el policía incompetente y colérico, el asesino morboso. El directr Martin McDonagh es uno de sus precursores.

La película ha obtenido 7 nominaciones al Óscar (incluida mejor película y mejor actriz) y 4 Globos de Oro: mejor película dramática, mejor guión, mejor actriz y mejor actor de reparto (Sam Rockwell).

And the Oscar goes to…Frances McDormand!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s